< La causa – GES Mujeres

La causa

En Oaxaca, el embarazo adolescente es un problema muy relevante.

México tiene el nivel más alto de embarazos adolescentes dentro de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Aproximadamente 340,000 bebés nacen cada año a niñas y adolescentes menores de 19 años. De acuerdo con el Fondo de Población de las Naciones Unidas, América Latina es la única región donde el embarazo adolescente aún está aumentando. Invariablemente, las afectadas viven en situaciones socioeconómica difíciles, especialmente vulnerables son las habitantes de las comunidades rurales, hablantes de lenguas indígenas y afro-Mexicanas.

En lugar de enfocarnos exclusivamente en la prevención, buscamos promover opciones libres, informadas y empoderadas que abarquen la realidad multicultural de las veinte comunidades rurales en las que trabajamos.

El 97% de los jóvenes mexicanos conocen al menos un método anticonceptivo, pero más de la mitad no usan uno en su primera relación sexual.

En el estado de Oaxaca, menos del 40% de los jóvenes oaxaqueños reportaron haber usado anticonceptivos en su último encuentro sexual. Investigaciones han demostrado que hay una mayor prevalencia de embarazo adolescente en relaciones abusivas o violentas. Las estadísticas nos indican una situación difícil pero no hablan de los desequilibrios profundos que agravan el desequilibrio estructural entre los géneros.

Nuestro proyecto busca corregir estos desequilibrios mediante el empoderamiento de las mujeres jóvenes mientras que a la vez se educa a las mujeres y hombres en estas comunidades.

Las consecuencias del embarazo adolescente

Las investigaciones indican que el embarazo y la maternidad adolescente pueden tener consecuencias socioeconómicas y psicológicas que perjudican a la madre, su hija/o y a sus familiares.

Los efectos a la madre son inmediatos y a futuro. Durante el embarazo, las adolescentes son menos probables de buscar y recibir atención prenatal, lo que aumenta su riesgo, ya elevado, de complicaciones, nacimientos prematuros y muerte materna. Adicionalmente, la maternidad aumenta la probabilidad de que las madres adolescentes abandonen la escuela antes de terminar la secundaria. Como resultado, estas mujeres tienen menos posibilidades de empleo por la falta de educación y habilidades profesionales. Estos factores conducen a niveles elevados de pobreza entre madres adolescentes.

Las circunstancias de las madres adolescentes se repiten luego en las vidas de sus hijos que también son estadísticamente más propensos a vivir en pobreza, convertirse en víctimas de negligencia o abuso, estar involucrados en el delito y convertirse en padres adolescentes que luego repite este ciclo.

Nuestro trabajo busca romper este ciclo al empoderar a las mujeres jóvenes.

La educación y el empoderamiento son clave.

Trabajamos dentro de veinte comunidades hablantes de lenguas de lenguas indígenas y afro-Mexicanas para generar conciencia y empoderar a las mujeres, a su vez promoviendo la libertad de elección y fomentando el cambio dentro de la comunidad. Nuestro programa capacita a las miembras de estas comunidades para que, a su vez, puedan realizar talleres que fomenten cambios esenciales en la cultura.

Estamos solicitando su apoyo para capacitar a un selecto grupo de jóvenes apasionadas.

maxresdefault-300x55